Skip to content

La Ciencia de Decisiones

Ciencia de decisiones

La Iniciativa en Ciencia de Decisiones de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey desarrolla nuevos modelos computacionales para analizar disyuntivas de organizaciones o debates públicos, y realiza experimentos en laboratorio para estudiar la toma de decisiones en ambientes reales, a fin de comprender cómo las herramientas analíticas avanzadas pueden mejorar los procesos de toma de decisión dentro de una organización.

La Iniciativa en Ciencia de Decisiones se centra en las siguientes áreas:

Desarrollo de herramientas analíticas. El análisis es un campo en rápido desarrollo que se centra en el uso de datos y métodos cuantitativos para resolver problemas complejos. En las ciencias de la decisión, la analítica juega un papel fundamental al proporcionar a los tomadores de decisiones las herramientas y técnicas para analizar datos y tomar decisiones informadas. Incluye técnicas como el análisis estadístico, el aprendizaje automático, la visualización de datos, la optimización y los modelos de simulación.

Herramientas de Inteligencia Computacional (CITs). Constituye un área en rápido desarrollo que implica el uso de algoritmos informáticos y técnicas de aprendizaje automático para realizar tareas que tradicionalmente requieren inteligencia humana. En las ciencias de la decisión, las CITs desempeñan un papel importante al proporcionar a los responsables de la toma de decisiones elementos para automatizar los procesos y mejorar sus resultados. Las CIT, integran técnicas como la modelación de sistemas, modelación de agentes, optimización, así como el procesamiento del lenguaje natural, el aprendizaje profundo y las redes neuronales, éstas se utilizan cada vez más en las ciencias de la decisión para analizar datos, identificar patrones y hacer predicciones.

Economía del comportamiento. Éste es un subcampo de la economía que combina conocimientos de la psicología y la economía para comprender cómo las personas toman decisiones. La economía del comportamiento se ha vuelto cada vez más importante en las ciencias de la decisión, ya que proporciona un marco para comprender y mejorar la toma de decisiones en situaciones complejas e inciertas. La economía del comportamiento se centra en los sesgos cognitivos, la heurística y otros factores psicológicos que influyen en la toma de decisiones.

Finalmente, los tres campos se cruzan en el desarrollo de modelos neuroeconómicos de toma de decisiones, los cuales tienen como objetivo identificar los procesos neuronales que subyacen a la toma de decisiones y desarrollar modelos más precisos del comportamiento humano. Los modelos neuroeconómicos tienen el potencial de proporcionar una comprensión más completa de la toma de decisiones y de informar el desarrollo de herramientas y técnicas de apoyo a la toma de decisiones más eficaces.

Así, la Iniciativa en Ciencia de Decisiones de la EGobiernoyTP  tiene como objetivo principal acelerar el aprendizaje en entornos complejos e inciertos a través de la implementación de Herramientas de Inteligencia Computacional (CITs) y desarrollar marcos teóricos que describan cuantitativamente los mecanismos por los cuales las CIT interactúan con los tomadores de decisiones en estos entornos.

Además, busca educar a una generación más sofisticada de profesionales multidisciplinarios capaces de responder de manera efectiva a los impactos inesperados, como crisis geopolíticas, cambio climático y crisis económicas.

Para lograr estos objetivos, la Iniciativa ha desarrollado varios proyectos que tienen un enfoque interdisciplinario y se basan en la aplicación de técnicas avanzadas de análisis de datos y modelos computacionales para analizar disyuntivas de organizaciones o debates públicos, y para estudiar la toma de decisiones en ambientes reales.

Algunos de los proyectos recientes más destacados son los siguientes:

Aplicación del enfoque de "Robust Decision Making" (RDM) en la planificación del agua y la política climática. Este proyecto de investigación empleó RDM para la toma de decisiones en la planificación del agua y la política climática, lo que permitió a los tomadores de decisiones enfrentar la incertidumbre y la complejidad de los desafíos relacionados con dichos temas. Este marco de análisis ha sido empleado para desarrollar políticas de difusión de tecnologías de mitigación del cambio climático alrededor del mundo.

En la región de América Latina, la iniciativa ha colaborado con distintas instituciones para analizar desafíos relacionados con la toma de decisiones y la incertidumbre en la planificación del desarrollo sostenible. El equipo de la iniciativa contribuyó al diseño del Plan Nacional de Descarbonización de Costa Rica. En este ejercicio desarrollamos un ecosistema de modelado, acoplado con RDM, para analizar los impactos económicos, sociales y ambientales de la descarbonización y los diferentes escenarios de incertidumbre.

Otro proyecto en América Latina fue la construcción de una estrategia robusta de agua para Monterrey, México. En este estudio, el equipo de investigación lideró el desarrollo del ecosistema de modelado empleado para diseñar el Plan Maestro Hídrico de Monterrey. El estudio utiliza modelos computacionales para analizar diferentes escenarios de incertidumbre en la disponibilidad de agua y las demandas futuras, y elaborar una estrategia robusta que permita enfrentar los desafíos a largo plazo..

El trabajo que realiza la Iniciativa es utilizado para abordar problemas complejos y de gran escala relacionados con la planificación del agua, política climática y desarrollo económico. Nuestro trabajo ha permitido a diferentes organizaciones públicas, privadas y multilaterales, identificar estrategias robustas que funcionen bien bajo una amplia variedad de estados posibles, incluso aquellos que pueden percibirse como poco probables.

Otro proyecto que ha sido llevado a cabo en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial es el desarrollo del marco de modelado de emisiones integrado SISEPUEDE (SImulating SEctoral Pathways and Uncertainty Exploration for DEcarbonization). Este marco permite estimar los impulsores de emisiones, costos y beneficios en cinco sectores modulares (21 subsectores) que incluyen Agricultura, Bosques y Uso de la Tierra (AFOLU), Economía Circular, Procesos e Uso de Productos Industriales (IPPU), Energía No Eléctrica y Electricidad. El marco se basa en la guía de inventarios de gases de efecto invernadero del IPCC 2006/2019 y utiliza datos históricos de 2015 y proyecciones hasta 2050. El marco tiene en cuenta la resiliencia al integrar herramientas de incertidumbre y la capacidad de adaptación y recuperación, y se enfoca en integrar diferentes sectores para estimar las emisiones y evaluar la resiliencia de manera más efectiva. Nuestra plataforma es un esfuerzo de modelado global, para más de 150 países.

Además de los proyectos anteriores, la Iniciativa en Ciencia de Decisiones también ha colaborado con varias instituciones líderes en el campo. Por ejemplo, los investigadores han trabajado con el Banco Interamericano de Desarrollo en varios proyectos relacionados con la toma de decisiones en la gestión del agua, el cambio climático y la energía. También han colaborado con la NASA en proyectos relacionados con la gestión de recursos naturales y la planificación del uso del suelo.

En cuanto a los planes futuros de la Iniciativa, seguiremos explorando nuevas formas de aplicar la ciencia de decisiones para abordar algunos de los desafíos más urgentes del mundo. Estamos interesados en investigar cómo se pueden utilizar las herramientas analíticas para explorar formas de aplicar la ciencia de decisiones a la toma de decisiones en el ámbito de la salud pública, crecimiento económico, y de manera muy importante, en la aceleración de la acción climática global.

En resumen, la Iniciativa en Ciencia de Decisiones es un esfuerzo multidisciplinario emocionante que reúne a expertos en una variedad de campos para desarrollar nuevas formas de abordar los desafíos de la toma de decisiones en un mundo cada vez más complejo y cambiante. A través de una combinación de modelos analíticos, experimentación y procesos participativos, avanzamos en nuestra comprensión de cómo se pueden tomar decisiones más robustas y resilientes ante estresores económicos, ambientales y sociales. A medida que la iniciativa continúa creciendo y evolucionando, es alentador pensar en las nuevas formas en que se pueden aplicar estas herramientas y técnicas para abordar algunos de los problemas más importantes y urgentes de nuestro tiempo.